La Comarca

La comarca Miajadas – Trujillo

La Comarca Miajadas-Trujillo es un territorio de más de 2000 km2 enclavado en el centro de Extremadura y perfectamente vertebrado a través de la A-5. Lo forman: Abertura, Alcollarín, Campo Lugar, Conquista de la Sierra, Escurial, Garciaz, Herguijuela, Ibahernando, La Aldea del Obispo, La Cumbre, Madroñera, Miajadas, Puerto de Santa Cruz, Robledillo de Trujillo, Santa Cruz de la Sierra, Torrecillas de la Tiesa, Trujillo, Villamesias y Zorita. Paisajísticamente es un conjunto armónico de diversidad que le confiere a la comarca una personalidad muy particular. Coexisten en el territorio zonas de regadío en el sur, inmensas dehesas y llanos de pastos y cereales en el centro y zonas de sierras en el norte y oeste. En estas últimas, estribaciones de Villuercas o Sierras de Montanchez, se disfruta el hermoso contrapunto que ofrecen los bosques de castaños, robles o alcornoques. A este breve repaso paisajístico le debemos sumar el excelso patrimonio que atesora dentro de sus límites, cuyo máximo exponente (aunque no único), es la monumental ciudad de Trujillo.

Esta amalgama de paisajes se traduce en una atractiva diversidad de aves y de lugares de interés para su observación y/o fotografía. En cuanto a espacios con alguna figura de protección, en la comarca Miajadas-Trujillo contamos (bien con toda su extensión dentro de los limites comarcales o bien con una parte) con:  ZEC Río Almonte, ZEC Sierra de Cabezas de Aguila, ZEPA Riveros del Almonte, ZEPA Magasca, ZEPA Llanos de Trujillo, ZEPA Llanos de Zorita y Embalse de Sierra Brava, ZEPA Arrozales de Palazuelo y Guadalperales, ZEPA Charca La Torre y ZEPA Colonia de Cernícalo Primilla de Trujillo. Aunque no dentro de los límites pero si rodeando la comarca podemos disfrutar también al norte de la Reserva de la Biosfera de Monfragüe, con tan solo cruzar el río Almonte, el Parque Nacional de Monfragüe a escasos kilómetros, o la ZEPA Llanos de Cáceres y Sierra de Fuentes al oeste, a partir de la orilla izquierda del río Tamuja.  Sin duda un reflejo del amplio y diverso territorio. Pero si atendemos a espacios interesantes para las aves, aun sin tener una figura legal de protección, la comarca Miajadas-Trujillo sigue mostrando su realidad ornitológica. En este sentido, las IBAs (Important Bird Areas), figura que no conlleva protección, ocupan más de un 77% del territorio de la comarca Miajadas-Trujillo. En total son 6 áreas: IBA-284 Sierra de Pela-Embalse de Orellana-Zorita, IBA-286 Valdehornillos-Santa Amalia, IBA-295 Llanos entre Cáceres y Trujillo-Aldea del Cano, IBA-296 Trujillo-Torrecillas de la Tiesa e IBA-297 Sierra de Villuercas.

Del interesante listado de aves que podemos divisar en la Comarca Miajadas-Trujillo vamos a destacar aquí solo algunos taxones. Unos por su importancia en virtud de su catalogación como especies en peligro o sensibles a la alteración de su hábitat, otros por las enormes concentraciones, sobre todo invernales, que hacen del territorio un espacio a conservar, estudiar y sobre todo visitar, otros por su rareza en estas latitudes y otros sencillamente por pensar que son elementos muy útiles para aficionar a los más jóvenes a conocer y respetar la naturaleza. Entre las especies que cuentan con poblaciones más escasas a nivel mundial pero de las que tenemos buena representación en el territorio destacamos la cigüeña negra, que podemos ver entre otros lugares en los Riveros del Almonte, en los alrededores del Embalse de Sierra Brava e incluso en invierno en el embalse de Alcollarín; el siempre espectacular buitre negro que podemos disfrutar tanto en las zonas más cercanas a Monfragüe como en los llanos de Trujillo, Magasca o Belén en sus correrías alimentarias; el águila imperial ibérica o la garza imperial. A estas hemos de sumar el cernícalo primilla (la colonia de Trujillo, digna de ser considerada ZEPA), águila perdicera, elanio común, milano real, aguilucho cenizo o aguilucho lagunero (con grandes concentraciones en invierno en las zonas de regadío) que encuentran en estos lares condiciones para progresar de manera adecuada. Otro grupo a destacar con presencia en alguna época del año en el territorio, son aquellas especies cuyas densidades son tales que no verlas es difícil y no disfrutar de su visión es impensable. Entre ellas citamos la grulla común, que pasa todo el invierno entre nosotros; la aguja colinegra, con sus momentos puntuales coincidiendo con el paso pre nupcial o anátidas, sobre todo en invernada, con decenas de miles en Sierra Brava (ánade real, ánade Rabudo, silbón europeo, cuchara europeo, ánsar común, etc).

Este grupo se convierte en un espectáculo atractivo no solo para el aficionado más recalcitrante sino para todo aquel con cierta sensibilidad y cariño por la naturaleza. Otro grupo interesante destaca sobre manera en esta comarca, tal vez junto con las grandes rapaces, uno de los más llamativos: las aves esteparias. Las enormes extensiones de este tipo de hábitat (aunque no son verdaderas estepas, se trata de inmensas llanuras de pastos y cereales) hace que avutarda, sisón, alcaraván, calandria, carraca, ganga ibérica o ganga ortega sean una de las más buscadas por los aficionados.

Para el amante de esta atractiva afición de la observación y/o estudio de las aves, es esta una comarca a la que rendir obligada visita. ¿Motivos?.

1.- Recursos.  Al importante número de especies habría que sumar la cantidad de individuos de cada una de ellas. Pero además tendremos que atender a las características de la mayoría de los ecosistemas presentes en el territorio. Estos parecen diseñados para facilitar la visión de su ornitofauna (embalses, llanuras, dehesas, regadíos,…). El  resultado no es solo un territorio de una gran riqueza ornitológica sino un territorio privilegiado para “ver” esas aves, que sin duda es el fin ultimo del “Bird-watching”.

2.- Ubicación y accesos. Se encuentra la comarca en el centro de Extremadura, realidad que la faculta para ser “campamento base” de aquellos viajeros que pongan sus miras más allá de los límites comarcales. Además los accesos por carretera, que la sitúan a poco más de 2 horas de Madrid por autovía, hacen que Trujillo y alrededores se postulen como primera opción de aquel que quiere venir a Extremadura a ver aves.

3.- Ventajas competitivas.  Algunos de los territorios que bordean la comarca Miajadas-Trujillo acogen otros espacios de mucha calidad para ver aves lo que hace que se complementen. Lugares como Monfragüe, Llanos de Cáceres, Embalse de Arrocampo o Casas de Hito no hacen nada más que aumentar en valor la posición de Trujillo en el mercado del Birding en Extremadura.

4.- Servicios. Probablemente sea esta comarca donde más establecimientos de alojamiento especializados en este tipo de turismo existan en Extremadura. Unos regentados por expertos ornitólogos, otros por gerentes que a lo largo de los años se han ido especializando en dar un servicio personalizado a este tipo de turistas. Tanto los unos como los otros gozan de una merecida reputación en el mundo de los Birders o pajareros. A esta parte fundamental del sector del turismo hemos de sumar el nacimiento de varias empresas, conducidas por personas jóvenes, que se dedican a guiar a los turistas en su afán de llevarse en la retina un buen número de buenos avistamientos.

Todos estos elementos, sumados al diseño por parte de expertos ornitólogos de rutas y PIOs, intentar mostrar todo el potencial de aves que encierra Miajadas-Trujillo.

CompartirShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on Google+0Email this to someone